La escultora boliviana que expuso en Seúl, Buenos Aires, París y Bogotá

Cada uno de sus trabajos escultóricos daba la sensación de fragilidad. Al mismo tiempo eran sólidos como el basalto. Marina Núñez del Prado fue tal vez la escultora que logro traducir Bolivia en formas, relieves, materias y vacíos. Especialmente durante su última etapa, sus trabajos fueorn convirtiéndose en algo cada vez más etéreo. Parecían inacabados y a la vez llegaban al hueso de las cosas. Por supuesto que expuso en las capitales más importantes del mundo. Estudió en Estados Unidos y pasó la última etapa de su vida en Lima, donde tiene una casa museo en el barrio de San Isidro, al lado del mar.

Marina Nuñez
Su última etapa es denominada «andina»

Hoy en la revista MarkaTambo.com queremos compartir contigo una reseña acerca de su trabajo. Fue escrita por Héctor Rojas Herazo durante la expo que hizo Marina en la sala principal de la Biblioteca Luis Ángel Arango, de Bogotá:

«Ante una obra como la de Marina Núñez del Prado, donde la fuerza cumple una función de levedad, donde la tensión y la monumentalidad se transforman en gracia, donde la anécdota se funde en lo arquetípico, es inevitable la creencia en un arte con raíces y lineamientos estrictamente americanos.

Marina Nuñez
Es posible intuir cordilleras y movimientos sísmicos.

«Porque esta mujer, que ha escogido la piedra como elemento de comunicación, ha logrado una hazaña de muy escasos antecedentes en este hemisferio: hacer del paisaje y del transcurso humano dentro de ese paisaje una voluntad de forma.

«Estamos, pues, en presencia de una conciencia creadora enlucida con todos los atributos sacrificiales que conlleva esa asunción. Porque Marina Núñez del Prado ha hecho su periplo por el camino más largo: aquel en que cada ser, cada objeto, cada saliente del terreno, exigen quietud y curiosidad, amor lento, padecimiento compartido y honda mirada.

«Esta mujer se ha adentrado en las vísceras de su raza y ha escuchado, absorta, un latido que tiene milenios de silencio y de enigma. Y ha logrado, asimismo, volver sabias sus manos para que sean dóciles en transmitir a la materia un sigilo, un frío de altura, una limpidez de aire, que carga a sus figuras de cierto misterio parecido a la amenaza. Porque esos torsos o esas masas de ónice, de madera o de pórfido, fueron modelados, más que por ella misma, más que por sus dedos, por el propio deseo de una geografía, por la íntima necesidad de un pueblo, por el ímpetu de una historia.

Marina Nuñez
Frágil y contundente.

«Esas madres indígenas o esos animales esfíngicos o esos cuerpos yacentes tienen algo de dioses, no han logrado secar por completo el rocío con que se humedecieron en el mito. Mucho de sacerdotisa tiene Marina Núñez del Prado. Oficia con la piedra. Todo lo que sale de sus manos es venerable y remoto y nos transmite un orgullo tranquilo y una fecunda caridad por nosotros mismos.

«Regresamos de su escultura con nuevos ojos, con ojos purificados para ver, entender y descifrar nuestra circunstancia. Es la reveladora por excelencia. Cuanto ella nos señala con su índice escultórico queda rescatado y sirve, asimismo, para percutir sobre otras cosas que nunca, por limitación temporal, podrá señalarnos. Pero ha bastado eso, que haya modelado unas cuantas criaturas, para que todo el potencial expresivo de este hemisferio quede expuesto a la luz. Y eso es ademán de grandeza, es rigor aleccionante, es esperanza y amor coagulados en obra». 

Boletín Cultural y Bibliográfico Vol. 5 #6 (1962) BLAA

Así como Héctor Rojas, muchas personas han quedado impresionadas con la originalidad de la escultora boliviana que mejor nos representó. Comparte este contenido en tus redes sociales. No olvides que el arte boliviano es fantástico y que puedes seguirnos para seguir conociendo artistas inigualables.

Si quieres saber más acerca de Marina Núñez del Prado, MarkaTambo.com te recomienda un contenido del canal Según Yo con el resumen de su trayectoria. Solo dale click en el banner:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *